¿Cuanto dinero invertir? El tamaño de mi cuenta y posición

Admiral Markets

¿Con cuánto dinero se puede invertir en la Bolsa?

Esta es una pregunta bastante importante en el mundo de la inversión y el trading, la cual variará dependiendo de cada caso personal y del objetivo que tenga cada uno para su inversión o plan de trading.

Como es obvio, no será lo mismo si queremos abrir una cuenta para trading que una para inversión, siendo ambos conceptos bastante diferentes, a pesar de que puedan parecer lo mismo.

Lo cierto es que una cosa es trading y otra inversión.

Por lo general, el trading debería ser una actividad a la que dedicar menos dinero que la inversión, más que nada porque el ratio de mortandad, es decir, la posibilidad de perder en el mismo es infinitamente superior al mundo de la inversión.

¿Cuánto dinero se necesita para invertir en la Bolsa?

En el caso de la inversión habrá que tener clara una cosa.

Invertir significa poner nuestro dinero a disposición de una idea o activo de cara al medio o largo plazo, en periodos que se miden por años.

Aquí no debemos dejarnos influir por las pequeñas consideraciones y emociones del corto plazo, ya que de lo contrario nos arriesgaríamos a estar cambiando nuestra inversión cada dos por tres, lo cual no acabaría bien.

Si invertimos es porque antes habremos meditado muy bien nuestro plan de inversión a largo plazo.

Es decir, tendremos claro, “Qué es lo que queremos”.

Como es obvio, en la inversión uno ha de poner una parte sustancial de su ahorro.

No tiene sentido ahorrar y no hacer nada con el dinero, y menos en nuestra era caracterizada por la inflación y pérdida de poder adquisitivo del dinero a largo plazo. Cosa que es más obvia en países poco serios, donde la pérdida de valor del dinero se mide por semanas.

La opción de guardar el dinero en un cajón ya no vale, a no ser que sea por un periodo pequeño de tiempo y siempre en países avanzados.

Esto último se produce, de alguna manera, en épocas deflacionarias, con los bonos y letras del Estado americanos, alemanes y japoneses cotizando al cero por ciento e incluso intereses negativos por muchos años, en los que fueron después del 2008 en adelante. En esas condiciones mucha gente preferirá “invertir” su dinero en efectivo, y guardarlo en casa o alguna caja fuerte por un tiempo.

Esto es un fenómeno particular de ese momento y no es lo habitual de nuestra era, ya que la cual se caracteriza por una inflación casi constante año sí año también.

Cuánto dinero invertir en Bolsa

Por tanto, salvo que tengamos pensado realizar gastos en un tiempo cercano, el dinero a invertir y el tamaño de nuestras cuentas de inversión ha de ser el tamaño de nuestra cartera de ahorro.

Si tenemos pensado realizar gastos en un periodo de tiempo relativamente cercano o unos pocos años, sería recomendable tener parte de las inversiones en depósitos, efectivo, letras a corto plazo, etcétera.

De tal manera que podamos disponer de esa liquidez a la mínima de cambio.

La inversión en activos más volátiles, como las acciones, sería mejor hacerla con un objetivo muy a largo plazo y sin pensar en tener que retirar la misma en un momento cercano de tiempo.

El problema de la volatilidad de las acciones puede hacer que si las vendemos a los dos años de comprarlas sea con una pérdida del 40% del capital, por ejemplo.

Pero si hubiéramos aguantado ocho años, podríamos tener una ganancia del 70% del capital.

Esto es así porque las acciones suelen recuperarse de los mercados bajistas y superarlos a largo plazo, pero nunca sabemos cuándo habrá un mercado bajista. Nunca sabemos cuándo es 1929.

Los tamaños de cuenta efectivos para inversión dependerán del activo que queramos comprar.

Evidentemente, si queremos invertir en una casa, tendremos que tener un bolsillo bastante amplio, sobre todo cuando se trata de pagarla al contado.

Si queremos invertir en acciones, los tamaños de cuenta importarán mucho, pues las cuentas pequeñas acabarán pagando comisiones superiores a una cuenta grande.

Por ejemplo, es posible que una cuenta de 1.000 euros pague la misma comisión de custodia anual que una de 10.000, y lo mismo ocurre para la comisión de compra-venta, aunque esta es menos importante, pues si invertimos a largo plazo, solo haremos una compra.

Por lo general, lo recomendable para invertir es la diversificación. Cuantas más acciones dispongamos en cartera mejor, pero tampoco sin pasarnos, no sea que nos volvamos “locos”.

Una cartera de 20 o 30 acciones está más que bien. Pero una cartera de ese tamaño no la puede comprar y mantener cualquiera. Para ello haría falta una inversión de varios cientos de miles de euros, para que mereciera la pena.

La alternativa que tienen los pequeños inversores es la de comprar Fondos de Inversión y ETFs.

Estos productos se componen de activos con carteras diversificadas, como pueden ser los índices de referencia o carteras elegidas por el gestor en cuestión.

Los mismos se pueden comprar en pequeñas participaciones, sobre todo los fondos, haciendo que estos instrumentos sean los ideales para realizar inversión en acciones y productos similares a largo plazo.

Digamos que alguien que dispone de 1.000 euros anuales, ya puede aportar anualmente en estos productos sin que resulte demasiado oneroso.

Tamaño de la cuenta en el trading

El problema mayor en este campo viene en el mundo del trading a corto plazo, y sobre todo, la especulación intradía.

La mayoría de los brokers que fomentan la actividad intradía te dejarán operar y abrir cuentas con cantidades muy pequeñas. El caso más evidente es el de los brokers de futuros, los cuales, salvo contadas excepciones, te dejarán operar en los mercados con cantidades muy pequeñas.

Por ejemplo, muchos brokers americanos del sector, te dejarán operar aportando 500 USD a la cuenta y poniéndolos como margen del futuro del SP500, el cual tiene un nominal de más de 100.000 dólares.

O sea que según vemos, podemos empezar a operar (que no invertir) con futuros con esas cantidades.

Creer eso es un error que lleva muchos al matadero de los mercados en menos de lo que canta un gallo.

En primer lugar, el trading intradía no es la panacea. Casi todos perderán en el mismo. Y en caso de que haya algún profesional que se dedique al mismo, este no es un tipo que abre una cuenta de 1.000 USD y se pone a intentar hacer scalping en el DAX o el SP500 (ES).

Eso, simplemente no funciona.

Teniendo en cuenta el tamaño del contrato, y el coste del spread, de 12,5 USD por cada lado, ya tenemos que solo con comprar y vender un contrato del ES, estamos “gastando” 25 USD (12,5*2) más la comisión, lo que nos quedaría, en al menos 30 USD.

¿Qué tamaño de cuenta sería eficiente para pagar un coste de transacción de 30 USD para hacer intradía?

Pues evidentemente no una cuenta de 1.000 USD, y menos teniendo en cuenta que vamos a hacer muchas operaciones (característica fundamental del intradía o day trading).

Digamos que si vas a pagar 30 USD de comisión total por operación, lo lógico es que tu cuenta haya de ser de un tamaño muy superior a esa cifra.

Es más, teniendo en cuenta que el tamaño de cada tick es de 12,5 USD y que podríamos estar operando con pérdidas de 5 a 10 ticks, deberíamos esperar una pérdida de, al menos, 100 USD.

Para aplicar una gestión del dinero mínima y no quemar la cuenta demasiado rápida (lo que hará casi todo el mundo eventualmente) no deberíamos apostar más del 1 o 2% a lo sumo en cada operación.

Si eso es así, nos da que lo más sensato sería usar una cuenta de al menos, 5.000 o 10.000 USD, lo cual está bastante lejos de los 500 USD propuestos por el bróker como mínimo.

Ni que decir, que cuanto más grande sea la cuenta, mejor será nuestra gestión del dinero. Mejor una cuenta de 20.000 que una de 10.000.

Esto es más importante aún para el swing trading o trading tendencial donde mantendremos las operaciones por varios días y aplicaremos stops de muchos ticks. Stops de 500 USD y bastante más, serán comunes.

Como es evidente, para tal tamaño harán falta cuentas muy potentes, del orden de 50.000, 100.000 o más dólares.

Trading de CFDs y Forex y el tamaño de la cuenta

En cuanto a los CFDs, estos presentan una mejor posibilidad de intentar hacer trading a los pequeños operadores, pues pueden hacer trading en el SP500 o DAX, por ejemplo, con contratos que son 25 y 50 veces inferiores en tamaño a los de los futuros, con lo que se resuelve el problema de la gestión del dinero.

Si tienes que operar un contrato como el SP500 en CFD, podrás hacerlo con una cuenta de pocos cientos de euros, esta vez sí, sin problemas.

El problema es que las condiciones de trading y el spread, y por tanto el coste, será superior al de los mercados de futuros. Por eso es por lo que no deberíamos pensar en hacer day trading con estos CFDs. Los mismos son mucho más eficientes para el tradind semanal o con vista a algunos meses.

Los CFDs de acciones tienen otro problema particular.

La oferta de los mismos es enorme en el mercado minorista pero hay una gran diferencia entre los brokers del sector. Unos cobran comisiones mínimas que suelen ser de 5 euros o mayores.

Con esas comisiones, no deberíamos hacer trading si nuestra cuenta es pequeña, por ejemplo de 500 euros.

Una cuenta de ese tamaño, habría perdido el 20% solo en 10 operaciones con esa comisión (y eso que no contamos el spread). En esos casos, lo mejor sería usar brokers sin comisión mínima y sin tamaño de operación mínimo, es decir, sin que nos obliguen a comprar como mínimo 100 CFDs.

Por ejemplo, un bróker de CFDs que nos cobre comisión sería mejor para una cuenta de 10.000 EUR, mientras que uno que no cobre comisión, lo sería para una de 1.000.

Algo similar ocurre en Forex, pero en este caso depende de otro factor: el tamaño mínimo de cuenta.

La mayoría de brokers ofrecen un tamaño de 0.01 lots (1.000 unidades). Con ese tamaño podremos operar con la mejor gestión del dinero posible. Con una cuenta de un par de cientos de euros vamos más que sobrados.

Otra cosa es para un bróker que requiere tamaños mínimos de operación de, por ejemplo, 0.5 lotes. Esto haría que el problema fuera similar al de los futuros, comentado antes.

No es lo mismo operar contratos de 1.000 unidades que contratos de 50.000.

¿Con cuanto dinero puedo invertir en la Bolsa?

Una cosa más, y quizá la más importante, es que en el trading no deberíamos “invertir” o poner en línea mucho dinero.

El trading es una actividad muy complicada y difícil y la mayoría acaban perdiendo.

Al contrario que con la inversión, no es aconsejable poner grandes porciones de nuestro ahorro en el mismo. Los que lo hacen suelen acabar quemados.

Lo mejor es dedicar mucho a la inversión y, si aún queremos intentarlo con el trading, dedicar un poco al mismo.

Como comprobaremos, terminaremos perdiendo en la mayoría de los casos.

Solo luego de varios años y de adquirir experiencia, podremos realizar alguna estrategia de trading positiva, y entonces sí, ya podríamos dedicar más dinero al mismo.

Al comienzo, lo más sensato es acercarse al mundo del corto plazo con extrema cautela.

Opt In Image
Suscríbete a Broker para comprar acciones
Recibe gratis en tu correo el ebook: Guía de trading

Además recibe las últimas novedades y contenido exclusivo, gratis y sin spam.