¿Invertir en acciones de AENA?

Admiral Markets

¿Quién no se acuerda del desbarajuste que ocurrió en el 2010 cuando los controladores aéreos tuvieron aquel enorme enfrentamiento con el gobierno en el que se paralizaron los vuelos durante dos días?

El conflicto de los controladores y AENA en el 2010

Resultaba ser que según los datos presupuestarios en el 2009 el gasto en personal controlador en AENA era de 840.000.000. Como aquellos eran 2.400, se entiende que resultaba una media de 350.000 brutos al año aproximadamente.

Eso, según datos de AENA. Según datos de USCA, supuestamente la cifra era de 200.000. Supongo que aquí entraría la típica trampa de decir los datos netos para intentar quedar mejor.

De cualquier modo, una cifra absolutamente irreal para un país con el 25% de paro y con un mercado laboral inoperativo.

Más, cuando tenemos en cuenta que en países como los Estados Unidos, y según las estadísticas del gobierno, que se pueden encontrar en bureau labour statistics, el sueldo medio de esos profesionales es de 122.530 dólares al año en 2012 (supongo que brutos), lo cual no está mal.

Aquí en España, la mentalidad sindicalista y socialista de veneración al proleariado es tan grande que basta con que un colectivo de trabajadores “llore” un poco para que buena parte de la población les crea.

Como siempre, y como con cualquier colectivo, los controladores decían que su trabajo era muy difícil, que era esencial y que no cobraban tanto.

Pero resulta que los controladores de los Estados Unidos, un país donde los sueldos normales son el doble que en España, era de 122.000 dólares en el 2012, cuando el de los de AENA era del orden de 500.000 dólares (al cambio) en el 2010. Ahí es nada.

Probablemente, eran los controladores mejor pagados el mundo. Todo eso, repito, para un país con la peor tasa de desempleo de un país avanzado del mundo, y con sueldos que son la mitad que en Estados Unidos, Suiza o Australia.

Cuando un sector se “privatiza” pero se deja de manos de los sindicatos de las administraciones públicas, pasan las cosas que pasan: que se vuelen coladeros públicos y privados, donde mediante convenios y disparates de todo tipo se cuela cualquier cosa.

Esa era AENA en el 2009.

ES_Crypto_Copyfund_jpg

La cosa al final quedó en un sueldo oficial de 200.000 euros y en las torres “liberalizadas” de entre 40.000 y 90.000 euros, en teoría.

En cualquiera de los dos casos, no está mal, teniendo en cuenta que España va directa de culo y sin freno a un régimen bananero.

Si el salario medio de una torre liberalizada está en los 70.000 €, por ejemplo, ya está más en línea con el mercado internacional del sector, y aún así, siguen estando mejor pagados relativamente que en los Estados Unidos.

La solución evidente para todo este problema, sería una liberalización total del sector.

Pero una liberalización total del sector requeriría una liberalización total del régimen laboral y de toda la parafernalia sindical, subvenciones, coste por despido, abogados laborales y cosas similares.

Algo más cercano a Singapur que a Pyongyang.

La otra solución justa, la cual defienden los sindicalistas y socialistas varios, sería la de hacer que todos los españoles tuvieran empleos de calidad como los controladores.

Es decir, como éstos responderían a la pregunta de qué le parece los sueldos de otros sectores: “Que les suban los sueldos, no que nos los bajen a nosotros” o algo así.

Pero el hecho, es que en un Estado de corte bolivariano, al final todo el mundo tendría trabajo y a todo el mundo le sería “subido” el sueldo, incluso a los controladores. Lo que ocurre, es que al igual que en el paraíso bolivariano, el nuevo sueldo de 10.000 o 100.000 o 1.000.000 de bolívares-euros no valdría ni para comprar unas zapatillas de Nike.

Serían las dos maneras de igualar los sueldos entre los diferentes colectivos de la sociedad.

Una sociedad como la de Singapur, con sueldos de 40.000 euros brutos al año de media para la población general, y posiblemente de 80.000 para los controladores, sin regulación laboral y sin paro (sin reservas de petróleo ni nada); ó una sociedad como la venezolana (con las mayores reservas de petróleo del mundo) con sueldos brutos anuales de 5.000 euros, posiblemente de 10.000 para los controladores y mucha regulación laboral.

O mejor aún, podríamos irnos ya al modelo cubano, cobrar 500 euros brutos al año, controladores o no controladores, y como dicen los venezolanos, a “zingar”.

Si es que el problema no es de los “controladores” como profesión, o de ninguna otra. Todas son necesarias. El problema, como siempre es la mentalidad sindicalista y socialista de la sociedad española, mentalidad que ha llegado a tales extremos que creo que este país no tiene casi esperanza. O sea, que el futuro pinta bastos.

¿Pero por qué hablo de esto? ¿Qué tiene que ver con las acciones de AENA?

Bueno, pues bastante en realidad.

Aunque no lo parezca, el conflicto del 2010 nos explica mejor que ningún informe de empresa cuál es la situación laboral del país, y de empresas como AENA, empresas que no son públicas ni privadas, o sea que tienen lo peor de ambos mundos: la ineficiencia de lo público y la corrupción de lo privado cuando se envuelve de la hez pública. Un cóctel estupendo, vamos.

Con antecedentes así, podemos estar seguros de que en el futuro tenemos conflictos laborales garantizados, así como un sector que seguirá siendo de los más ineficientes del mundo. Ineficientes en lo económico para los accionistas y el Estado, es decir, todos, pero bueno para los sindicatos y los controladores.

Pero AENA no son solo los controladores, sino mucho más. AENA es una empresa controlada por el Estado.

¿A quién le interesa invertir su dinero en una empresa controlada por el Estado?

¿Espera quizá conseguir los rendimientos de las empresas “nacionales” de la Bolsa de Caracas?

Bueno, visto así, puede que sea una buena inversión.

De lo que podemos estar seguros, es que teniendo una regulación y participación estatal tan alta, todo el sector y negocio de AENA va a estar envuelto en una corrupción atroz, amén de mamarrachadas de lo más esperpéntico.

Podemos estar seguros, que el interés a largo plazo no va a ser el de los accionistas, y mucho menos el de los minoristas.

Siendo, como es, una empresa casi estatal del Estado español, creo que invertir en AENA y en los bonos estatales españoles no creo que difiera mucho.

Después de todo, la gestión empresarial, lo que se dice genuinamente empresarial, no va a ser mucha, por no decir nada. Más bien, tendremos grandes dosis de gestión burocrática, al estilo de la que explicaba Von Mises en su libro “Burocracia”. O sea, ineficiencia y subsidios del Estado por doquier. Y mucho “untamiento” en cada esquina.

Con respecto al negocio internacional que AENA tiene en algunos aeropuertos, sobre todo de Sudamérica, desconozco el mismo, pero igualmente será un negocio dependiente totalmente de las concesiones estatales del gobierno de turno.

Vamos, que veo AENA y veo “Estado” por todos lados.

Evidentemente, nadie se va a hacer rico con estas acciones.

Ya veremos en un futuro qué ocurre si una nueva ola de socialismo recorre Europa, y algunos gobiernos deciden nacionalizar de vuelta esos sectores “liberalizados”, sectores como el de AENA.

En cualquier caso, una acción especulativa como otra cualquiera. En términos de precio puede pasar de todo.

 

La salida de AENA coincidió con el gran mercado alcista europeo de inicios de año. Eso tuvo mucho que ver seguramente, con la meteórica subida inicial
La salida de AENA coincidió con el gran mercado alcista europeo de inicios de año. Eso tuvo mucho que ver seguramente, con la meteórica subida inicial

 

Su salida ha sido espectacular, dándose grandes ganancias en las primeras semanas de cotización.

Así mismo, se produjeron ventas de directivos “insiders” en los primeros días, las cuales fueron lamentables, dado el monto del importe de las mismas, que era de unos miles de euros si no recuerdo mal. Una mamarrachada como la copa de un pino.

De cara a largo plazo, no creo que las acciones de AENA vayan a ser de las que mejor se comporten cuando la siguiente recesión mundial golpee con fuerza las bolsas.

Ni hablemos de una posible nueva crisis de deuda soberana con el bono español. Eso sería el acabose.

Pero AENA no sería la única que sufriría con ello, claramente

No obstante lo dicho, le deseo suerte a todo aquel que decida invertir en este valor. De verdad.

Saludos y buen trading.

Opt In Image
Suscríbete a Broker para comprar acciones
Recibe gratis en tu correo el ebook: Guía de trading

Además recibe las últimas novedades y contenido exclusivo, gratis y sin spam.