La adicción al trading

Admiral Markets

Qué duda cabe que el trading puede llegar a desembocar en un comportamiento similar a la ludopatía.

Pero aquí tenemos que diferenciar entre trading a corto plazo y trading a medio o largo plazo, terreno el cual, ya se mezcla con la inversión o, como diría Kostolany, la especulación.

En este último terreno el componente ludópata desaparece, pues desaparece la parte que va asociada al mismo: el comportamiento aleatorio.

El comportamiento aleatorio, como he dicho tantas veces, se da en el trading frecuente o más conocido como intradía.

Hay muchos que piensan que el intradía es una actividad a la que mucha gente se dedica, como si fuera algo más o menos al alcance de aquel que trabaje lo suficientemente duro.

Day trading y ludopatía

El hecho, y la cruda realidad, es que el day trading es un terreno abonado a la ludopatía, la cual no es mucho mejor que la del juego, más que nada porque la misma se ve alimentada por la industria de trading a corto plazo con anuncios constantes sobre beneficios estratosféricos, los cuales no difieren mucho de los que hace la industria de las apuestas y el juego: “gane el 80% en un minuto”, “multiplique por 400 su inversión”.

Esto lo dice alguien que pasó en su momento por severos momentos de adicción a las apuestas intradía en todos los instrumentos posibles, un año y otro también.

Muchas cuentas quebradas y muchos miles de euros perdidos en lo que parecían estrategias sin puntos flacos.

Adicción a la Bolsa

El hecho es que millones de traders se encuentran en esa situación todos los años, ya sea operando acciones, futuros, forex, CFDs, warrants, opciones tradicionales u opciones binarias.

Recuerdo leer hace años que en los Estados Unidos había casos extremos de adicción al trading de gente que había perdido el norte y que habían acabado destruidos por la actividad frenética del trading intradía.

En algunos estudios académicos se reconocía al trading como posible causa de adicción.

Cualquiera que haya hecho trading intradía el suficiente día sabrá que en ello hay mucha verdad, sobre todo cuando es visto desde la perspectiva de los años y de una manera más serena.

Evidentemente, cuando estamos en medio del fregado no hay manera que nos digan que estamos “enganchados”. Seguimos jugando nuestro sistema perdedor hasta límites insospechados.

El trading y el peligro de la tarjeta de crédito

Yo mismo me encontré tirando de la tarjeta innumerables veces o llamando a mi banco para hacer una transferencia internacional para añadir margen a mi cuenta.

“El sistema genial que tengo sólo es cuestión de que empiece a funcionar”.

En muchos casos no te das cuenta hasta que estás completamente arruinado, o con suerte a cero o casi cero, en cuyo caso al menos despiertas por un momento del embrujo y empiezas a cuestionar un poco las cosas

El trading, al igual que las apuestas o el juego, es una actividad hiperestimulante la cual viene cargada de un fuerte componente emotivo y supuestamente racional por el que de alguna manera creemos que vamos a descubrir el secreto del Grial y vamos a hacernos ricos.

Los comportamientos irracionales en un estado como ese son la orden del día.

Empezamos a intentar vengarnos e intentar recuperar todo lo perdido. Ahí es donde empiezan estrategias suicidas como el martingaleo y cosas parecidas.

¿Soy adicto a la Bolsa?

Pero mucha gente se confunde. Y esto es algo que he leído con bastante asiduidad.

Al hablar de la causa del fallo en el day trading aducen a temas como la pérdida de control y a traicionar el plan de trading con estrategias más agresivas como, por ejemplo, la martingala.

¡Como si la martingala fuera la causante de la destrucción de los day traders!

No.

La martingala y las tácticas desesperadas de la destrucción a la que se ven acometidos la mayoría de los day traders no es la causa del fallo en dicho campo.

Son una consecuencia.

Una consecuencia de que estamos metidos en una actividad prácticamente aleatoria en la que incluso aplicando nuestro plan de trading con toda la disciplina del mundo, nos encontramos con que eventualmente estamos perdiendo.

Es ahí cuando comienza la desesperación que suele derivar en, entonces sí, comportamientos más irracionales y empezar a ir “all in” o a hacer operaciones estúpidas y demás.

Lo cierto es que ni con un “genial” plan de trading vas a poder derrotar a las fuerzas aleatorias del ruido intradiario. Eso es algo que deberías quitarte de la cabeza.

Los planes de trading “geniales” acabarán fallando, y entonces es cuando muchos intentan por enésima vez las operaciones milagrosas que acaban en desastre.

Algo no muy diferente al proceso del juego o las apuestas.

adicción trading

Cortesía de Pixabay

Las inevitables pérdidas que vendrán en ambos negocios son seguidas por actos de desesperación en la casi totalidad de los casos.

Nuestros nervios y ansias nos traicionan.

Son pocos los que, después de haber perdido una cantidad aceptable, se dicen: “oye, esto creo que no funciona, voy a parar”.

Una vez estés metido en el meollo es muy difícil salir de él, pues es algo en lo que ya intervienen procesos fisiológicos con la dopamina de por medio.

Tu cerebro se acostumbra a esa “diversión” y pide más. No aceptará que le digas un no.

Lo mismo pasa con otras adicciones modernas como el porno, el juego y las apuestas online.

Las mismas tienen algo en común: el online.

Y es ahí donde encontramos lo peligroso del asunto.

Las antiguos “vicios” del alcohol y la droga ven sumarse a sus filas a las nuevas lacras de la sociedad Occidental: las formas de adicción online, las cuales tienen un efecto en el cerebro tan fuerte como la peor de las drogas, sobre todo en temas tan accesibles como el porno o el juego online, los cuales son provistos de manera gratuita.

Antes, al menos había un límite a las cosas.

Para comprar más droga tendrías que conseguir más dinero.

Pero para tener porno o juego no hace falta.

Afortunadamente, el trading es una actividad que normalmente se acaba cuando se acaba el dinero. El problema es que sale bastante cara en términos monetarios.

El cerebro es muy jodido, sobre todo cuando ha visto alguna ganancia y te encuentras en el momento ganador.

Ahí es donde empieza un gran problema. En ese momento tu cerebro y la liberación cada vez mayor de dopamina enganchan tu alma a la pantalla.

Cuando llegan las pérdidas inevitables ya es muy difícil salir de la espiral, pues tu cerebro te pide más y más “droga”, todo por volver a “ganar”. Pero dichas ganancias no son mucho más que rachas ganadoras, las cuales tienen hasta los apostadores en casino.

La cantidad de gente perdiendo auténticas barbaridades todos los días es incontable.

Si no de qué creen que iban a vivir los miles de brokers que hay en el mundo y sus cientos de miles de empleados.

Esos miles de millones de dólares anuales en sueldos tienen que salir de algún lado.

Y no, ese dinero no les llega por arte de magia como hace la FED con sus amigos.

El proceso requiere que millones de traders jueguen al año la mayor cantidad de dinero posible en el trading de alta frecuencia.

Adicción al Forex

Cuantos más y cuanta más frecuencia, mejor.

De ahí la nueva moda de algunos instrumentos y gente operando en operaciones de minutos y cosas así.

Los market makers se parten de risa, por supuesto.

Cuando te encuentres en una situación en la que no dejas de añadir dinero a tus cuentas año tras año o mes tras mes, y sin saber por qué, siempre acabas perdiendo, es posible que tengas un problema de adicción al trading sin darte cuenta.

Para salir de la misma sería bueno recapacitar, e incluso pedir ayuda profesional en algún centro o a los amigos y familia.

El primer paso es dejar de coger la tarjeta para hacer más ingresos a cuentas y empezar a recapacitar sobre cuál es el problema.

Ya sabes que en el casino siempre gana la casa, igual que en el bingo, y también en el trading intradía; a no ser que seas market maker, pero esa es otra historia.

Tú no eres market maker, sino un trader.

Para llegar a ser trader hay que alejarse del territorio aleatorio.

Hay que alejarse del intradía lo máximo posible.

Solo así podremos ver las cosas desde una perspectiva más tranquila y alejada de la adicción.

Suerte y buen trading.

Opt In Image
Suscríbete a Broker para comprar acciones
Recibe gratis en tu correo el ebook: Guía de trading

Además recibe las últimas novedades y contenido exclusivo, gratis y sin spam.