La importancia del timing y la paciencia en la inversión en Bolsa

Timing inversión

Hay un artículo bastante antiguo, del año 1996, el cual se titulaba “The Magellan Myth”, escrito por Duff Young.

En ese artículo, el autor discutía el hecho del terrible timing de los inversores a la hora de comprar y vender activos, incluso cuando esos activos eran, nada más ni nada menos, que el fondo de inversión Magellan de Peter Lynch.

Según el artículo, el 50% de los inversores que compraron el fondo de Magellan durante el periodo del mismo, perdieron dinero.

¿Pero cómo pueden perder tantos inversores en un fondo que ganó casi el 30% de media durante esos años?

Pues, según Young, por el simple hecho del pobre “timing” que usaban esos “inversores” para entrar y salir del fondo.

Según los datos de Micropal, una empresa de investigación sobre fondos de inversión, el periodo medio de tiempo en cartera de los clientes en el fondo era de 12 meses.

¿Esto qué quiere decir?

Pues que habría muchos inversores que tuvieron el fondo por uno, dos, tres o más años, y muchos “inversores” que tuvieron el fondo por uno, dos, tres o más meses, pero menos de un año.

Market timing bolsa

Lo que nos lleva a una aclaración importante y crucial para el asunto: esos últimos no eran inversores, de ahí que los pusiera entre comillas.

En la pesca y la inversión a largo plazo en Bolsa, el timing y la paciencia son cruciales
En la pesca y la inversión a largo plazo en Bolsa, el timing y la paciencia son cruciales

Cortesía de garnett, pixabay

Un inversor es aquel que realiza una compra de un activo con vistas al largo plazo, ya sea como negocio o como idea. Todo lo que sea menor de eso, es decir, cuando alguien compra algo y lo vende a los seis meses, no podemos decir que esté invirtiendo.

Es posible que en el momento inicial, sí fuera un inversor, pero ante la mínima tormenta demostró que en realidad era uno falso, con lo cual acabó vendiendo y fracasando en lo que demostró ser el mejor fondo de inversión de la época.

¿Cuál es la causa por la que esos “inversores” compraban el fondo y lo vendían unos meses después en pérdidas?

Esto ocurrió, ocurre y ocurrirá porque buena parte de los que se acercan al mundo de la inversión a largo plazo – e invertir en cualquier fondo de inversión, incluido Magellan debe ser desde ese punto de vista – lo hacen con una mentalidad y conocimientos equivocados.

Estamos hablando del fenómeno de “compro aquello que funciona mejor”. Que no es otra cosa que la mejor manera de atraer clientes en el mundo, cosa que conocen bien los gurús del marketing así como estafadores de medio pelo del mundo.

Nada mejor que prometer grandes resultados (muchas veces pasados y otras veces simplemente mentira) para atraer a las moscas.

En el caso de Magellan Fund, esto funcionaba así:

La gran mayoría de inversores o dinero caliente proveniente de fondos de caja excedentes de decenas de miles de negocios y profesionales prósperos, se ponen a buscar las mejores alternativas donde invertir ese dinero.

Conforme se “informan” en los diferentes medios, ven que hay unos fondos, acciones o vehículos de inversión que son los mejores.

Por ejemplo, revisando los datos de rentabilidad de los periódicos podrían encontrar cosas así:

Rendimiento de Magellan en el último año: 65%.

Como Magellan estaría normalmente entre los primeros puestos de los fondos con mayores rendimientos, muchos de esos inversores prospectivos decidieron que comprar el mejor fondo era la mejor idea.

Sin embargo, los que han hecho inversión en valores alguna vez en su vida por un periodo más o menos largo de tiempo saben que los activos y valores bursátiles no suben todos los años un 65% año tras año. A esas subidas del 55% bien pueden seguirles unos meses donde el activo baje un 15%, para luego volver a subir un 20% y terminar el siguiente año más o menos “plano”. Aún así, luego de dos años y contando con dividendos, el fondo aún seguiría estando cerca del 30% de rentabilidad media, y como hemos visto, el segundo año tuvo un periodo en el que incluso perdió dinero.

Timing bolsa valores

Esto que he expuesto aquí es el verdadero problema, es decir, que muchos inversores no preparados mentalmente, compran en el peor momento, justo cuando el fondo o activo es más famoso.

Lo que ocurre es que después de mucha “fama”, siempre suelen venir periodos problemáticos.

Eso, en la Bolsa, se traduce en que siempre habrá correcciones, incluso en los mejores activos.

En el caso de Magellan, muchos inversores compraban un año después de que el fondo había ganado un 65% y vendían a los 6 meses después de que el mismo había caído un 15%, ya que el miedo cuando ves que tu dinero disminuye en valor “nubla” la mente de muchos.

Como ya sabemos, lo correcto para esos “inversores” habría sido aguantar como fuera esos pequeños chaparrones, pues eventualmente el fondo les retornaría grandes ganancias.

La única cosa que se les “pedía” era paciencia.

Esto nos debe servir de lección a la hora de tomar nuestras decisiones de inversión a largo plazo.

En ocasiones puede ser que compremos en un momento en el cual el activo ha tenido un comportamiento excepcional y en los siguientes años el rendimiento sea escaso o negativo, pero si tenemos una posición intelectual fuerte a largo plazo, lo mejor que podemos hacer es “stand our ground”, es decir, tener paciencia y aguantar.

El timing y el problema de las emociones en la Bolsa

El timing basado en las emociones de corto plazo no es para nada aconsejable para las inversiones a largo plazo, ya que estas requieren de paciencia y la misma está “peleada” con las ansias de intentar ganar al mercado mediante compras y ventas constantes.

Este caso de Magellan puede parecer exagerado, pues en su momento, algunos críticos del artículo dijeron que el mismo tenía algunos fallos que favorecían la visión del autor, ya que este trabajaba en la industria de brokerage.

Al parecer el artículo atacaba, sobre todo, a los “inversores” que compraban fondos sin asesoramiento de brokers o asesores de inversión, es decir, aquellos que compraban directamente del fondo.

Según el estudio, este grupo era el más propenso a comprar en el peor momento y a salir también en el peor momento, haciendo que al final el resultado de periodo medio de tenencia fuera el nombrado: 12 meses.

No obstante, e independientemente de lo exacto o no de todos los datos nombrados en el artículo, podemos estar seguros de que la tesis principal se cumple al dedillo, y la misma, vale para cualquier país y cualquier tiempo.

Es como un principio fundamental de cómo funcionan las cosas en esta realidad.

Un principio que nos dice que una parte considerable de la gente suele actuar basada en sus emociones y pasiones.

Timing acciones

Como ya sabemos, ese es uno de los mayores errores que se pueden cometer en el mundo de la Bolsa, donde lo mejor es invertir con la cabeza. E invertir con la cabeza en Bolsa quiere decir: invertir a largo plazo manteniendo las acciones por periodos muy largos de tiempo.

Comprar acciones o fondos según la moda del momento, como bien puede ser el caso de la Bolsa china en los primeros meses del 2015 no es sino una receta para un completo desastre.

Puedes tener el mejor activo del mundo durante décadas y aún así tener pérdidas en el mismo, como nos enseña este ejemplo de Magellan Fund.