Los mercados de materias primas

Admiral Markets

¿Qué son las materias primas?

Las materias primas son los elementos extraídos a la Madre Naturaleza para poder elaborar los denominados bienes de consumo tan necesarios en nuestra sociedad.

Es decir, sin materias primas no hay manera de que podamos construir coches, ordenadores y artilugios de todo tipo.

Sin ellas nuestra civilización colapsaría.

Las materias primas vienen en forma de recursos naturales los cuales se pueden transformar y vender.

Las mismas son especialmente seguidas en los mercados financieros pues como acabamos de leer las mismas son absolutamente necesarias para nuestras sociedades industriales.

Los precios de las mismas son cruciales para el mantenimiento de nuestras economías, ya sean desarrolladas como semi-desarrolladas.

La madera siempre fue una materia prima crucial para la sociedad de consumo antigua

Las materias primas bien pueden ser alimentos naturales como el coco; metales como el cobre; o líquidos como el aceite o petróleo.

Todas esas tres materias primas son esenciales para elaborar los productos industriales derivados que luego consumimos tales como: el aceite de coco virgen, cableado industrial o combustible para vehículos.

 

Clasificación de las materias primas:

 

Estas se agruparan en determinadas categorías dependiendo de sus características y funcionalidades.

Por ejemplo, podemos clasificarlas según su origen de la siguiente manera:

Materias primas de origen vegetal: trigo, maíz, algodón, madera, cereales, banana, pera, melones, etcétera.

ES_Crypto_Copyfund_jpg

Materias primas de origen animal: carne de vaca, cerdo, leche, seda, etcétera

Materias primas de origen mineral: oro, plata, platino, paladio, hierro, estaño, aluminio, etcétera

Materias primas de origen líquido: oxigeno, nitrógeno, agua, aire, etcétera.

Materias primas de origen fósil: petróleo, gas natural.

Otra manera de ver las materias primas sería la siguiente:

 

Materias primas de agricultura

 

el trigo, un regalo de los dioses

Proceden de procesos de cultivación en general e incluyen muchos de los productos más conocidos de nuestro consumo diario en alimentación tales como: el zumo de naranja, el café, el cacao, el azúcar, el ganado, etcétera.

La importancia de estas materias es crucial, no sólo en nuestro bolsillo sino en nuestra propia supervivencia, ya que cualquier disrupción importante en el comercio de las mismas puede generar en hambruna.

Si no que se lo pregunten a los generales en las grandes guerras, ya que casi siempre se intenta estrangular al enemigo cortándole los suministros de alimentos y forzando la rendición por hambre. El ejemplo más claro de esto serian los asedios.

Estas materias tienen precios bastante estacionales ya que dichas producciones tienen temporadas altas y bajas.

Por ejemplo, el precio del plátano o banano será diferente en las diferentes estaciones del año, de tal manera que tiende a dar unos precios más altos en invierno.

La volatilidad de estos elementos es muy alta por una razón básica: el hecho de que en la mayoría de los casos se trata de productos muy perecederos, como la leche.

 

Materias primas de minerales

 

Tal como el nombre nos lo indica, estas materias primas vienen relacionadas con la extracción de los diferentes elementos minerales de la naturaleza.

Estas se extraen de las entrañas del suelo, y las mismas se pueden trabajar para dar lugar a otros tipos de recursos naturales.

Este tipo de materias primas son menos perecederas que las agrícolas, salvo algún caso concreto como el algodón.

Esto hace que estos mercados tengan mayor estabilidad que los de las materias perecederas.

En estas tenemos algunas de las materias primas más importantes en la producción industrial de nuestras sociedades tales como: el petróleo, gas natural, aluminio, cobre, hierro, plomo, plata y el oro.

 

Otras materias primas

 

En este grupo tendríamos que añadir a las materias primas menos populares o que aun no están integradas en los mercados internacionales de futuros de manera significativa.

Estas pueden ser el agua y el etanol.

Nótese lo importante de las mismas, que si bien hoy en día no parecen serlo tanto, están llamadas a convertirse en protagonistas principales en las siguientes décadas, sobre todo el agua, que desgraciadamente pasara a ser un bien escaso de primera necesidad, si no lo es ya.

Vamos a elaborar una lista con las materias primas más importantes.

  • Madera: materia prima natural que se aplica directamente en la elaboración de muebles. Antiguamente muy popular para generar calor y construir barcos y casas.
  • Piedra: usada en construcciones tales como caminos o casas. Mucho más popular en la antigüedad
  • Aceite
  • Maíz: producto agrícola esencial para nuestra alimentación.
  • Trigo: el otro pilar de los cereales junto al maíz. Esencial en las dietas avanzadas.
  • Arroz: el “trigo” asiático que hoy en día está totalmente integrado en nuestras sociedades avanzadas
  • Diamantes
  • Petróleo: conocido como el oro negro y motor de la economía mundial
  • Magnesio
  • Titanio
  • Huevos: algo en lo que la gente no piensa mucho pero sin los cuales mucha gente los valoraría mucho mas, tal como ocurrió en los peores momentos de los graves problemas de desabastecimiento de Venezuela
  • Cacao: producto agrícola inicialmente de lujo pero que hoy en día forma parte de casi todas las cocinas del mundo
  • Soja: una de las grandes ganadores en las últimas décadas, sobre todo la de carácter industrial
  • Aire: materia prima esencial para nuestras vidas que no se valora por ser, hasta hoy, de carácter cuasi infinito
  • Hierro
  • Plomo
  • Cobre: elemento mineral esencial para las aplicaciones industriales y cuya demanda creció de manera dramática durante los años del gran crecimiento chino.
  • Gas natural
  • Algodón: esencial para la elaboración industrial de ropa.

 

¿Qué mueve los mercados de materias primas?

 

Como ya comentamos estas materias primas cotizan en los mercados financieros, sobre todo en forma de futuros, siendo uno de los mercados fascinantes de esos vastos e importantes instrumentos.

La negociación principal en estos activos es, pues, en forma de futuros, los principales de los cuales cotizan en Nueva York o Londres.

Es en los mercados de futuros de materias primas donde se negocian los precios de las materias primas desde siempre, pudiendo considerar que los futuros nacieron para que los productores de materias primas pudieran obtener unos precios más estables de las mismas, o al menos poder planificar su producción con antelación.

Muchos de los primeros mercados de futuros del mundo nacieron de esta manera, por ejemplo, en los Estados Unidos, donde los productores de maíz acudían al mercado para vender su producción a una fecha y un precio determinado.

En ese sentido podemos entender a esos mercados de futuros como una especie de seguros sofisticados que los inversores y productores usaban para suavizar los posibles azotes de volatilidad que podrían ocurrir debido a diferentes problemas.

Imaginemos que tenemos una gran guerra civil en Brasil y Colombia. ¿Qué ocurriría con el precio del café?

 

Precio de las materias primas

 

El precio de las materias primas depende de los dos elementos básicos de la ecuación económica: la oferta y la demanda.

Si la oferta disminuye de manera significativa, entonces podemos esperar que el precio de la materia prima suba de manera muy fuerte.

Lo contrario si aumenta la oferta.

Por lo tanto, ¿Qué sería del interés de un país?

Evidentemente producir más y mejor, para que con ello los ciudadanos pudieran comprar los artículos a un precio menor.

Pero esto es la teoría, y como dirían en mi pueblo, del dicho al hecho hay un trecho.

En la práctica se da que los países del mundo están inmersos desde hace décadas en una política de devaluación de las divisas nacionales, con lo que el precio de las divisas tiende a crecer con el paso del tiempo.

No obstante, es cierto que algunas de ellas se han vuelto más accesibles para una gran parte de la población mundial, con lo que podemos decir que algunas de ellas han crecido menos en precio que lo que lo ha hecho la inflación, es decir, la devaluación de la divisa.

Este es un tema que bien merece un estudio aparte, sobre todo el relacionado con las materias primas reinas en el mundo financiero: el petróleo y el oro.

La cotización del oro es la más seguida en el mundo de los metales y junto con la del precio del petróleo, la más seguida de todas las materias primas.

Esto es evidente pues ambas materias tienen una importancia fundanmental en las sociedades modernas. El oro con un caráctar psicológico asociado a la riqueza y el petróleo por ser fundamental para el transporte y el comercio mundial.

 

Geoestrategia, política y el precio de las materias primas

 

El hecho que más influye en el precio de las materias primas es el geoestratégico y político.

A fin de cuentas no hay nada que influya más en los flujos económicos de una nación que su devenir político o incluso militar.

Por eso, las grandes inflaciones de la historia siempre han venido acompañadas de guerras o turbulencias políticas, que no son otra cosa que guerras civiles disfrazadas.

Esas turbulencias suelen venir de ascensos populistas que nunca dudan en atacara a los productores de materias primas acusándolos de especuladores y demás apelativos.

En la mayoría de estos casos, y siempre que se acaben implementando políticas como controles de precios, se suele acabar en procesos inflacionarios muy fuertes resultantes de la destrucción de la producción nacional.

Dicho de otra manera, cuando los estados intervienen de manera fuerte en los mercados de materias primas se produce el hecho de que los productores dejan de producir y siguiendo la teoría que nombramos antes, podemos estar seguros de que la disponibilidad de materias primas disminuye y con ello aumentan los precios.

Los casos mas dramáticos son los de ascensos de partidos de corte comunista, en cuyos casos el desabastecimiento siempre se produce de alguna manera.

Los otros casos de cambios sustanciales en los precios vienen de la guerras, en cuyo caso y dependiendo de cómo se vean afectados los territorios productores, tendremos posibles desabastecimientos de algunos productos.

Las peores en este sentido son, si cabe, las guerras civiles, pues las mismas causan casi una completa paralización de la producción interna.

Por eso los inversores siempre están atentos a los acontecimientos internacionales en los países de Oriente Medio por el petróleo, o en los países latinoamericanos o africanos, todos muy ricos en materias primas.

 

Las materias primas y los ciclos de la economía

 

Otro aspecto a tener muy en cuenta en estos mercados es en el ciclo económico en el que nos encontramos, pues parece que suele haber una correlación entre los mismos y los precios de las materias primas.

Por ejemplo, se espera que las mismas suban mucho en lo que es denominado el verano de Kondratief, cuando se vuelven las mejores inversiones.

Al contrario, en el supuesto Invierno de Kondratief tendríamos que las materias primas tendrían un comportamiento más bien mediocre.

Es decir, se entiende que el Verano vendría a equivaler al ciclo inflacionario de la economía y, por tanto, bueno para las materias primas. Mientras, el invierno vendría a ser el periodo deflacionario, no demasiado bueno para las mismas, siendo mejor, por ejemplo, para el mercado de bonos.

En este sentido, podríamos decir que si tenemos una visión inflacionaria de la economía tenderemos a pensar que es hora de invertir o comprar materias primas.

 

¿Cómo negociar con materias primas?

 

No solo podemos comprar chocolate en barras sino futuros de cacao en Nueva York o Londres

La manera más tradicional de negociar con materias primas es mediante los contratos de futuros.

No obstante, podemos encontrar otras maneras de negociar con las mismas, algunas de las cuales se han incorporado en los últimos años, tales como CFDs, opciones binarias, opciones vanilla, acciones, ETFs.

 

Los principales mercados de materias primas

 

Estos son los de futuros, los cuales sirven de referencia a los demás mercados mundiales relacionados, entre ellos los de derivados.

Es decir, los CFDs, opciones vanilla o binarias siguen el precio de los mercados de futuros a la hora de basar sus precios.

Los principales son los de los Estados Unidos y Londres.

Veamos cuales son:

NYMEX (New York Mercantile Exchange)

Este es el mercado de futuros de materias primas más importante y conocido del mundo en el que se negocian los contratos del CME.

Es la referencia mundial para los precios del petróleo, oro, plata, cobre, gas natural, el paladio y el platino.

ICE Futures

Mercado americano de futuros líder en la negociación de materias primas agrícolas, donde se negocian los contratos de algunos de los productos más usados en el mundo de la alimentación tales como: azúcar, cacao, café, zumo de naranja y también el algodón.

CBOT (Chicago Board of Trade)

Este es el mercado de futuros mas antiguo que existe donde se puede decir que se inicio el trading de futuros con los productores de maíz, trigo, soja, avena y arroz.

El mismo es la referencia en los mercados de cereales mundiales.

Un clásico del mundo de la inversión.

LIFFE (London International Financial Futures and Options Exchange)

Este ha migrado al ICE de Europa, filial del grupo americano basado en Atlanta.

En el mismo se negocian casi las mismas materias primas que en el ICE de los Estados Unidos pero en su versión europea con mercados como el cacao, café, maíz, trigo y azúcar.

London Metal Exchange

Como su nombre bien indica es la casa donde se negocian los principales metales del mundo que no contienen hierro.

En el mismo podemos encontrar los contratos del aluminio, níquel, cinc, plomo, cobalto, estaño o cobre.

Este mercado es la referencia en los precios de esos metales en el mundo.

 

¿Cómo compramos materias primas?

 

En primer lugar debemos diferenciar para que queremos comprar esas materias primas.

Si las queremos comprar para consumir o para invertir.

Si queremos comprar para consumir lo más normal es que nos refiramos a las típicas materias primas de alimentación, transporte o trabajos manuales.

En este caso estaríamos interesados, por ejemplo, en la compra de un kilo de azúcar, unos litros de gasolina, un paquete de cacao, otro de café, unos plátanos, un litro de leche, plata para hacer un collar, etcétera.

Los canales de compra en esos casos son los de consumo y están normalmente en los centros comerciales, almacenes y tiendas de nuestras calles.

Por otro lado, tenemos la posibilidad de invertir que es cuando queremos comprar alguna materia prima porque pensamos que podemos ganar dinero con la revalorización de la misma a largo plazo.

En este caso tenemos una serie de alternativas bastante diferentes.

Como es lógico, en la mayoría de las materias primas no existe la posibilidad de invertir en las mismas mediante la compra directa y el almacenamiento de las mismas.

Es fácil ver que no es muy factible comprar petróleo o maíz para almacenar y venderlo dentro de unos años con una ganancia.

Lo que si podemos hacer es buscar otro tipo de instrumentos financieros con los que poder beneficiarnos de las fluctuaciones a corto, medio o largo plazo de las materias primas, algunas de las cuales son muy grandes.

Entre dichos instrumentos podremos encontrar:

  • CFDs: con los que podremos negociar el precio al contado de las mismas con o sin apalancamiento, pudiendo venderlas en minutos o mantenerlas durante años.
  • Futuros: con estos podremos negociar los precios de las materias primas en los principales mercados de futuros mundiales, con los que podremos comprar y vender con o sin apalancamiento. Suelen ser contratos más grandes que los CFDs, por lo que suelen ser mercados reservados a profesionales y corporaciones.
  • Opciones vanilla: estas son las opciones clásicas que se negocian en los mercados de futuros y funcionan de manera similar a los mismos
  • Opciones binarias: estas son las opciones de última generación y enfocadas al pequeño inversor o negociante que quiere obtener beneficios rápidos con la operativa en los principales contratos. A día de hoy la mayoría de los brokers de estos productos solo ofrecen el petróleo y el oro. Es un mercado muy arriesgado donde se puede ganar y perder mucho en poco tiempo.
  • Acciones: podremos comprar acciones de las empresas especializadas en las diferentes materias primas, como por ejemplo las acciones mineras de oro, las petroleras, las que se dedican al comercio de bananas, etcétera.
  • ETFs: son índices gestionados por profesionales que agrupan a sectores o grupos de acciones. Por ejemplo hay ETFs sobre diferentes categorías del mercado del petróleo, e incluso invertidos, es decir que comprando los mismos, estamos apostando a que determinada materia prima va a descender en precio.

Las materias primas más populares a la hora de invertir son:

  • El oro: pues mucha gente se interesa en la inversión de este metal por su fama de ser un protector de capital en los periodos de turbulencias.
  • La plata: por la misma razón que con el oro aunque la compra de la misma es más barata que el metal amarillo.
  • El petróleo: el oro negro siempre es buscado por la gente debido al gran impacto que el mismo tiene en nuestras economías. Las posibilidades de inversión en petróleo incluyen todos los productos antes mencionados.

En menor medida tenemos las inversiones en: cobre, cacao, maíz, platino, paladio, cinc, níquel, trigo, azúcar, arroz, etcétera.

 

Futuro de las materias primas

 

¿Qué pasara con el mercado de las materias primas en los próximos años?

Estos activos fueron los más deprimidos durante las décadas de los 80 y 90, pasando casi 20 años cotizando en mercados laterales y con movimientos no muy significativos.

Más tarde tuvieron un despertar y un boom enorme con el gran crecimiento chico de la primera década de los 2000, donde el petróleo, el cobre y el oro, por poner unos ejemplos, tuvieron enormes mercados alcistas que duraron hasta el 2008 o el 2011.

Después de ahí, las materias primas entraron en una fase bajista que ha durado muchos años.

Viendo la evolución de las mismas en las ultimas 4 décadas, me atrevería a decir que muy a largo plazo volveremos a ver un gran mercado alcista de las materias primas ya que muchas de las mismas se encuentran en precios no mucho mayores que hace casi 40 años, mientras que la inflación acumulada de esos 40 años ha sido mayor.

No obstante, es posible que en el medio plazo sigamos viendo como las fuerzas deflacionarias ejercen presión sobre estos mercados, en los cuales creo que seguiremos viendo fuerte volatilidad, con grandes caídas seguidas de grandes subidas y viceversa.

Opt In Image
Suscríbete a Broker para comprar acciones
Recibe gratis en tu correo el ebook: Guía de trading

Además recibe las últimas novedades y contenido exclusivo, gratis y sin spam.

Deja un comentario