Marketing, Bolsa e inversión

Admiral Markets

Aunque el titulo nos lleve a pensar así, este artículo no va sobre la inversión en marketing propiamente dicha, sino más bien al contrario en el efecto que tiene el marketing en el mundo de la inversión, el cual hoy en día es más importante que nunca.

Sin lugar a dudas, toda empresa que se precie debe enfocar una parte importante de sus recursos a efectuar una política adecuada de marketing para llegar a la mayor cantidad posible de clientes y a su vez convencerles de que deben comprar el producto.

Esto del marketing no sería otra cosa que hacer mercado.

Muchos se dan cuenta de que la mejor manera de ganar dinero con el marketing en la Bolsa es mintiendo. Desgraciadamente esto vale para casi todos los nichos

Pues bien, en el mundo del a inversión y el trading el aspecto del marketing es crucial, sobre todo en un mundo dominado por las imágenes y las sugestiones de las nuevas tecnologías.

Los que más saben de esto del marketing son los brokers, sin duda. Auténticos expertos en convencer a sus potenciales clientes de los beneficios de la inversión y el trading.

No obstante, cuando los brokers alcanzan una madurez y un tamaño tienen que volverse mas sutiles o serios, por decirlo de una manera.

No pueden ponerse a prometer el oro y el moro de manera descarada pues mal que pese las autoridades no suelen aceptar dichos sucesos.

Ejemplos recientes los tenemos en brokers como Plus500, que han tenido que remover el termino bonos de sus anuncios en los banners comerciales.

En muchos países se van poniendo las cosas más difíciles en ciertos mercados con la prohibición de operar con ciertos apalancamientos y no sé que mas.

Curiosamente, las autoridades apenas tocan otros mercados, tales como las opciones binarias, donde el ruido es muy superior, pero claro, las mismas no hacen referencia al apalancamiento y entran mas dentro de la categoría de las apuestas, cosa que es bien vista por el Estado, al parecer.

De ahí que los brokers de binarias puedan seguir diciendo que puedes ganar hasta el 90% en un minuto pero otros brokers algo más cercanos al mercado “real” se ven con restricciones crecientes.

ES_Crypto_Copyfund_jpg

Parece ser que se aproximan unos años bastante restrictivos en el mundo del trading, sobre todo cuando llegue el momento de la siguiente recesión, para cuando las voces por implementar de manera definitiva una tasa Tobin serán cada vez más fuertes.

Cosa que creo que acabaran por implementar finalmente, aunque no sé porque, creo que mercados como las binarias escaparan a dicha quema, curiosamente, de nuevo.

Ya veremos.

El marketing y las emociones humanas

Qué duda cabe que las estrategias más exitosas de marketing son aquellas que apuntan a nuestras más sensibles emociones.

Una de ellas es la codicia y las ganas de ganar con poco esfuerzo.

El trading y la inversión en Bolsa son actividades que se prestan como pocas a prestar ese tipo de políticas de marketing agresivo de tal manera que acabamos teniendo incluso severos problemas de adicción a un negocio en el cual muchos no entienden como pueden seguir perdiendo dinero año tras año, a pesar de haber hecho varios cursos, webinarios, leído decenas de libros y cientos de blogs.

Esto es algo a lo que es difícil de escapar.

Como el resto de cosas en nuestra sociedad moderna, los agentes que trabajan para el trading y la inversión pueden decir muchas cosas.

Incluso las pueden plasmar en preciosos videos informativos, en letreros y banners de diseño exquisito y demás.

Es muy fácil crear un anuncio y decir: “conviértete en trader profesional con nuestro curso”, “aprender cómo ganar un 10% mensual en Bolsa con el mejor programa de la red”, y cosas por el estilo.

Es curioso que en un mundo que presume de haber alcanzado el mayor grado de civilización y progreso de que se tenga noticia, es también uno en el cual mentir sea más fácil que nunca.

Pues, después de todo, nadie nos asegura que todos los anuncios sobre resultados estupendos sean verdaderos.

Aquellos que no tienen escrúpulos parten con ventaja.

Esto es así porque internet y el mundo de las comunicaciones actual plantea una realidad virtual en la que podemos crearnos cientos y miles de identidades, con las que podemos repetir los mismos trucos una y otra vez, pues siempre va a haber carnaza dispuesta a comprar la cura milagrosa.

Al contrario que la antigüedad, siempre será posible engañar una y otra vez bajo diferentes mascaras en un proceso circular, casi como si fuera la serpiente que se muerde la cola. Algo así como un parasito que nace y renace y se alimenta de la energía de sus víctimas.

Antes, digamos hace mil años, era mucho más complicado engañar.

No existía la máscara infinita de internet.

Si te cogían engañando en una transacción, podías estar seguro que podrías ser defenestrado de esa sociedad, en el mejor de los casos.

El campo para la mentira era mucho menor.

Desgraciadamente la sofisticación del mundo actual va unida a la facilidad para la mentira, la cual tiene que ser más elaborada, en cierto modo, pero cuya elaboración es muy fácil con las nuevas tecnologías.

Es así que los maestros del marketing encuentran un paraíso en el mundo moderno de la inversión, donde las ilusiones y promesas de riquezas infinitas están a la orden del día.

Un mundo en el que la cantidad de gente con ganas de salir del circulo de sus trabajos cotidianos es cada vez mayor, dado el carácter cada vez más penoso que tiene el mercado laboral mundial, no hablemos ya del español. Cosa que no es de unos años para acá, sino que viene de lejos.

Con esa cantidad abrumadora de gente con muchas ganas de salir de la normalidad, tenemos el campo abonado para que se dé un festín de promesas infinitas.

Y pocos mercados y nichos pueden ofrecer más promesas de ganancias como el mercado de las inversiones, ya que este es el que más satisface al dios más importante de nuestra era: el dinero.

Con todo esto no quiero decir que no haya marketing honesto, pero que el mismo parte en desventaja, ya que el dinero rápido y fácil no viene por ahí.

Decir a la gente que no va a ganar con el day trading puede ser la verdad, pero no es una estrategia de marketing que vaya a reportar muchos beneficios, salvo en casos contados y con un buen plan de negocio detrás.

Lo fácil es decirle a la gente que puede ganar con el day trading, ofrecerles un curso y luego encima recomendarles el broker asociado, con lo que la ganancia es doble.

En fin, que cuidado con las estrategias de marketing en el trading e inversión, porque este negocio es uno de los más difíciles del mundo, me refiero al negocio de ganar haciendo trading, claro está.

Opt In Image
Suscríbete a Broker para comprar acciones
Recibe gratis en tu correo el ebook: Guía de trading

Además recibe las últimas novedades y contenido exclusivo, gratis y sin spam.

Deja un comentario