+

Resultados pasados no garantizan rendimientos futuros

Esta es una de las frases más usadas y nombradas en el mundo de la inversión, y no sin razón, pues es faltando a la misma como muchos inversores y traders acaban eligiendo “mal” sus inversiones.

Hay quienes ven esta realidad de una manera evolutiva de una manera que podríamos decir, desde un punto de vista bolsista, siempre-alcistas.

Esta es la visión más lógica y más en consonancia con las tendencias de este cosmos, siguiendo, de alguna manera, la Ley de la evolución de Darwin.

Los ciclos es algo que no se les pasa mucho por la cabeza, más allá de las estaciones o el día y la noche.

Otros, sin embargo, ven la realdad como un proceso cíclico de tal manera que todas las cosas tienen su nacimiento, crecimiento, madurez, vejez y muerte.

Un exponente clásico de esta visión, mucho menos popular, es el alemán Oswald Spengler, con su conocida obra “La decadencia de occidente”.

Esta visión cíclica no quiere decir que no haya una gran tendencia o “evolución”, sino que dentro de esa gran tendencia, que puede ser de miles de años, hay innumerables correcciones cíclicas intermedias. Es más, según esta teoría, la gran “evolución”, no sería más que la fase alcista de un ciclo mucho más grande. Tan grande que los humanos de hoy en día no podemos ni hacernos una idea. El que tenga nociones de lo que son los manvantaras y los pralayas tendrá una idea.

Dichos procesos cíclicos se dan en la Bolsa también, la cual tiende a subir desde hace 300 años, pero eso no quiere decir que sube “siempre”.

Lo normal es que tenga fases alcistas y fases bajistas, y que las primeras acaben por superar a las segundas.

Pero tales fases, tanto unas como otras, pueden ser muy largas, y el “las acciones siempre suben a largo plazo” a veces puede tardar toda una vida (Japón 1989 por ejemplo).

Lo que suele ocurrir en los mercados económicos y financieros mundiales es que grandes rachas suelen ser seguidas de estancamientos y crisis, sobre todo en términos de mercados generales.

En acciones particulares, el tema se vuelve más confuso, pues las mismas pueden tener unos “ciclos” mucho más erráticos.

Esto que estamos hablando se suele dar bastante bien en los índices globales, materias primas, bonos etcétera; incluso en la Bolsa que “siempre sube”, la de los Estados Unidos, la que evidentemente, no siempre sube, pues en medio de su gran mercado alcista de 200 años ha pasado por muchos mercados bajistas importantes.

 

Peter Schiff y las rentabilidades pasadas de los mercados

 

Peter Schiff ha escrito un excelente artículo, donde el mismo nos confiesa que su estrategia de los últimos años no ha ido muy bien, – debido a su posición alcista en materias primas, oro y corta en el dólar – donde además nos explica perfectamente cómo los últimos 15/20 años se han comportado de manera cíclica en cuanto a las rentabilidades de los diferentes mercados, y que lo más prudente cuando vemos que uno de ellos se sale de órbita, es estar atento.

En este sentido, Schiff nos recuerda lo que el mismo no hizo en su momento, lo que le ha costado bastante rentabilidad – aunque eventualmente pueda recuperar cuando las cosas se den la vuelta – ya que hace cuatro años y después de un periodo alcista del oro, las mineras, materias primas y bolsas emergentes, el mismo se mantuvo con esas posiciones, en lugar de haberlas reducido y haber invertido en el mercado que peor se había comportado, por ejemplo, en el periodo 2001-2007: la bolsa americana, y también la alemana.

Nuevo eToro

En unos gráficos hechos con datos de Bloomberg, Schiff nos da los resultados en rentabilidad de los diferentes activos en los periodos que van desde 1997 hasta el 2014, pudiendo ver como normalmente, aquellos mercados que mejor se comportaron en un periodo fueron los que peor lo hicieron en el otro.

En particular, vemos lo siguiente:

Periodo 1997/2000 Retorno (sin dividendos) en USD
Nasdaq 187%
SP500 78%
DAX 129%
India 57%
México 39%
Brasil -4%
Australia -8%
Chile -20%
Hong Kong -26%
MSCI emergentes -30%
Indonesia -50%
Acciones mineras oro -65%

Como vemos, en los últimos años de la burbuja del Nasdaq, esa Bolsa fue la que dio mejores resultados.

Luego vendrían bolsas europeas como el DAX o las otras americanas como el DOW o SP500.

Tenemos que tener en cuenta que los dividendos no están incluidos, y que además, la rentabilidad del Nasdaq de esos años me da diferente de lo que pone en el artículo de Schiff.

Con respecto a los peores comportamientos, podemos ver como muchos mercados emergentes sufrieron mucho esos años. Recordemos las crisis asiáticas y el colapso del mercado ruso, mientras que el mercado americano siguió subiendo a lo “loco”.

 

Periodo 2001/2007 Retorno (sin dividendos) en USD
Nasdaq -13%
SP500 11%
DAX 27%
Indonesia 745%
Acciones mineras oro 512%
Brasil 407%
India 393%
Mexico 309%
Australia 213%
Chile 198%
MSCI emergentes 140%
Hong Kong 82%

Como podemos, ver en el largo periodo que comenzó con el colapso del Nasdaq, las acciones americanas apenas retornaron beneficios durante siete años.

Tampoco el DAX y muchas bolsas europeas retornaron mucho.

Mientras tanto, los que peor se habían comportando en los cinco años anteriores, las bolsas asiáticas, emergentes, el oro y las acciones mineras “primas” de este, subieron de manera impresionante, en algunos casos, espectacular, como Indonesia.

Aunque también hay que decir, que muchas de esas venían de una gran caída.

 

Periodos 2011/2014 Retornos (sin dividendo) USD
Nasdaq 93%
SP500 64%
DAX 40%
Indonesia 36%
India 25%
Hong Kong 12%
México -3%
Australia -9%
MSCI -17%
Chile -46%
Brasil -51%
Mineras oro -70%

 

A pesar de que no incluye datos del periodo 2008 a 2010, podemos ver como en los últimos años ha habido grandes mercados ganadores y grandes perdedores.

De manera similar a los últimos años de la “década dorada” (para occidente) de los 90 del siglo XX, los mejores han sido las grandes bolsas occidentales, sobre todo los EEUU.

Después en la lista vendrían los países emergentes, algunos de los cuales se han comportado mejor que otros, teniendo casos como el de Brasil, Chile y en general, el índice global emergente con malos retornos.

Recordemos que estos datos son medidos en dólares, por lo que algunos resultados de bolsas extranjeras pueden resultar confusos.

De cualquier modo, hemos de ver como normalmente, aquellas bolsas donde se producen grandes burbujas como el Nasdaq de los 90, o las bolsas asiáticas hasta 1997, o las mineras de oro del 2000 al 2011, suelen presentar resultados bastante malos eventualmente.

Así mismo, aquellos mercados que han tenido grandes colapsos, como el Nasdaq 2000/2002, Rusia 1998, Indonesia y Asia en 1997/8, SP500 y Europa 2007/2008, suelen tener buenos resultados en los periodos de los años siguientes.

Aunque nunca debemos olvidar los casos como Grecia, Chipre o Islandia, donde las bolsas parece que nunca se recuperaron. Por no hablar de casos como Venezuela, donde parece que la probabilidad de que las acciones vayan a “cero” es cada día más alta.

Como conclusión, sería interesante ver como se comportan los mercados analizados en el último periodo en los próximos 5 o 10 años.

Por ejemplo, veamos que ocurre con los extremos de esa tabla: las acciones americanas del SP500 y Nasdaq versus las acciones mineras de oro.